Tener una piscina equivale a grandes momentos de relajación y diversión, para que puedas seguir disfrutándolos, es muy importante que la mantengas en buen estado, ¿sabes cómo? Aquí te presentamos cinco pasos básicos para el cuidado de tu piscina, te aseguramos que es más fácil de lo que piensas.

ILUMINACIÓN INTERIOR Y EXTERIOR

La iluminación de tu piscina se puede dividir en dos grandes grupos, la interior y la exterior. La primera de ellas refiere a las luminarias que puedes colocar en el piso y las paredes internas de la alberca, es decir, las que están cubiertas de agua. La segunda, es aquella que se instala en la parte exterior como el piso que le rodea o bordes.

Consejos para la iluminación dentro de la piscina

  • Procura que las luminarias queden instaladas a alrededor de 70 centímetros por debajo del borde superior
  • Por supuesto, deben ser resistentes al agua
  • Inclínate por luminarias LED, si deseas que dar un ambiente relajante, las luces cálidas son ideales. Las luces frías son perfectas para albercas con fines más deportivos.
  • Considera el color interno de la piscina, los oscuros tienden a absorber la luz, por lo que sería necesario adquirir luminarias de mayor intensidad.

Consejos para iluminar fuera de la piscina

  • No coloques las luminarias en lugares destinados al tránsito de personas.
  • Lo mejor es instalarlas a nivel de piso y no sobresalientes.
  • También es ideal usar LED pues este tipo de iluminación es direccionada, así evitarás deslumbramientos con las luces del exterior de tu casa.

Con las luminarias correctas, tu piscina se verá mucho más hermosa. En Ahna Water & Pool ofrecemos lo mejor para ti, pregúntanos sobre nuestros productos y servicios de iluminación para piscinas.